EL DISEÑO ES UN PROCESO,

NO MAGIA.

No hay fórmulas escritas. Observar el diseño como una expresión matemática, destruye la esencia y la espontaneidad de la misma. Aunque se necesita un método y estructura, cada proyecto es especial y el cliente de cada uno es diferente.

NO SE HA HECHO ANTES. SÉ PACIENTE.

ERES UN PIONERO.

Hacer cosas nuevas requiere de tiempo. Se requiere paciencia para participar en proyectos de diseño creativo. Las ideas necesitan ser concebidas, desarrolladas, probadas y descartadas si es necesario hacerlo. Recuerda que no estas comprando una playera, estás comprando un traje hecho a la medida.

ES PARA TUS CLIENTES,

NO PARA TI.

Esto ocurre muchas veces. Los clientes a menudo piensan que lo que les gusta es lo que su consumidor desea, pero no. Realmente no. Recuerda que el consumidor es a menudo muy diferente de nosotros y el proceso de diseño siempre debe estar enfocado en ellos, no en el gusto personal. No olvides que debes mantener una mente abierta.

Al final, nuestro trabajo se supone que es sobre lo que nos gusta hacer más, así que no te tomes tan en serio, relajate y disfruta del paseo.

DISFRUTA
EL PROYECTO